Juguetes Interactivos para estimular mentalmente a tu perro

Juguetes Interactivos para estimular mentalmente a tu perro

Nuestras mascotas, además de tiernas y encantadoras, son extremadamente inteligentes. Al convivir con un perro, necesitamos ofrecerle no solo actividad física, sino también estimulación mental.

Nunca nos cansaremos de decirte que los juguetes son grandes aliados para todos los dueños de perros, pues no sólo los disfrutan, sino que los mantienen entretenidos.

Esto es particularmente útil cuando no estás en casa, pero también hay algunos perros que tienen tanta energía o son tan inteligentes que, aunque tú pases mucho tiempo en casa con ellos, necesitan de más estimulación mental para mantenerse equilibrados y ser más felices.

La falta de estimulación mental hace que los perros se aburran y busquen otras formas de entretenimiento, lo que puede traducirse en comportamientos destructivos. Aunque la estimulación mental es muy recomendable en la etapa como cachorro, es aconsejable que dure toda su vida.

Cuando conseguimos nivelar la balanza entre el ejercicio físico y el mental, los perros se convierten en animales más tranquilos y equilibrados. Además ganan seguridad en ellos mismos, capacidad para resolver problemas y no se aburren tanto.

Hay varias maneras de hacer trabajar la mente de nuestro perro y los juguetes son una excelente herramienta para ello.

Los perros necesitan pensar. Su cerebro demanda nuevos retos cada día. Jugar es una buena manera de activar mentalmente a un perro, pero sólo si se usan juguetes apropiados para ello.

Los perros necesitan retos

Los perros son animales inteligentes y necesitan estar mentalmente estimulados para ser felices. Como responsables del bienestar de nuestros perros, deberíamos tener esto muy en cuenta y proponerles nuevos retos cognitivos cada día. Igual que los sacamos a pasear para que hagan ejercicio físico, deberíamos ofrecerles juegos que les proporcionaran el ejercicio mental necesario. Algunos juguetes para perros están orientados a cumplir ese objetivo. Y, más allá de eso, son útiles, también, para ayudar a resolver determinados problemas de comportamiento.

Juguetes para perros que van más allá

En el mercado hay cientos de juguetes para perros, desde las clásicas pelotas y mordedores hasta juegos mucho más sofisticados como los conocidos juguetes interactivos. Hace algunos años, la entrenadora canina Nina Ottosson empezó a comercializar este tipo de juegos “que hacen pensar al perro” y popularizó su uso.
Los juguetes interactivos para perros son aquellos que proponen un reto mental que el can debe resolver: el perro debe hallar la manera de conseguir los premios comestibles que el juguete esconde en su interior, utilizando sus patas, su boca, etc. para manipularlo.


¿Cómo es un juguete interactivo?

•    Esconde premios en su interior
•    El perro debe averiguar por sí solo cómo acceder a los premios: levantando una palanca con el morro, volteando el juguete con la pata, estirando de alguna cuerda con la boca, etc. Depende de cada juguete y de la manera de solucionar el problema que tenga cada perro. Algunos usarán las patas, otros la boca, etc.
•    Existen varios niveles de dificultad: hay que elegir el nivel adecuado para que el perro, ni se frustre por no saber resolver el problema, ni lo resuelva en dos segundos.
•    Mejora el vínculo entre perro y propietario: el perro agradece que su propietario le plantee retos interesantes y divertidos.

Basándose en la misma idea de estimulación mental como eje, pero llevándola mucho más lejos, en Italia el adiestrador canino Paolo Villani (1933-2016) desarrolló un protocolo de trabajo con perros, enfocado a la Activación Mental Canina, utilizando juguetes construidos artesanalmente y adaptados a las necesidades cognitivas y emocionales de cada perro.

Activación Mental Canina

La Activación Mental Canina es una disciplina que consiste en proponerle al perro diversos juegos, construidos manualmente, que el animal tiene que solucionar por sí mismo, con total autonomía y sin la ayuda de su propietario.  
Las dificultades que el perro encuentra al resolver los juegos le enseñan a gestionar momentos de estrés y frustración, a superar miedos y dificultades, algo que luego le ayudará en su vida cotidiana.

¿Cómo funciona?

Los juguetes se le van presentando al perro según distintos niveles de dificultad para que el animal siempre termine por resolverlos con éxito. De esta manera, se estimula su actividad cognitiva pero no sólo eso: también se fomenta la iniciativa del perro, se potencia la confianza en sí mismo (el perro se da cuenta de que es capaz de resolver problemas por sí solo) y su autocontrol frente a situaciones que requieren concentración y resolución.

Está científicamente comprobado que 20 minutos de Activación Mental Canina equivalen a tres horas y media de paseo por el bosque
Cada juguete está construido para un propósito determinado, para enseñarle al perro algo concreto. Una vez ese propósito se ha alcanzado, el juguete ya no se vuelve a utilizar de la misma manera.

Juguetes educativos: instrucciones para elegir el mejor

Como hemos visto, los juguetes para perros no son simples juguetes y ya está sino que pueden ser útiles como herramientas para la educación e, incluso, para el tratamiento de algunos problemas de conducta.
Un perro con miedo a los ruidos, por ejemplo, puede acostumbrarse a jugar con un juguete fabricado con latas, que harán ruido cuando golpeen contra el suelo. De esta manera, se estará “contracondicionando” ese ruido que le provocaba miedo y asociándolo con la sensación positiva de obtener un premio. Éste es sólo un ejemplo de la utilidad de los juguetes interactivos para perros y del potencial educativo (¡e incluso terapéutico!) que tienen.  


Aquí te doy algunas instrucciones para elegir el juguete apropiado para tu perro:


1- Si puedes, construye el juego tú mismo con materiales que tengas en casa. Así podrás adaptarlo a las necesidades/capacidades concretas de tu perro.
2- Procura que el nivel de dificultad sea el adecuado para tu perro.
3- Procura enfocar el juego como una enseñanza para la vida diaria: que tu perro aprenda a tolerar la frustración, a resolver retos por sí mismo y a estar tranquilo y concentrado en una tarea.

All comments